Archivo

Posts Tagged ‘Blogs de Badalona’

Badalona y la inmigración objetiva

En estos últimos años parece que la inmigración se haya convertido en el hecho referencial de Badalona, no sus playas, ni la Serra de Marina, ni la Penya, ni el patrimonio románico. El populismo de algunos dirigentes políticos, unido al seguidismo mediático casi sensacionalista, ha conllevado que tanto dentro, como mayormente fuera de la ciudad, se identifique a Badalona sólo con los problemas de inmigración.

Dada esta sensación generalizada, probablemente, si hiciéramos una encuesta a los propios vecinos de Badalona sobre el nivel de inmigración de la ciudad, éstos situarían a Badalona en las posiciones más altas, junto con las ciudades con una mayor problemática al respecto en Catalunya.

En la primera parte de este artículo, detallo los datos exactos de inmigración en Badalona. La intención no es ni corroborar, ni desmentir, tan solo exponer los datos oficiales encima de la mesa y que cada cuál obtenga sus propias conclusiones. Asimismo, el propio análisis de los datos nos hará ir desvelando algunas de las claves de la situación.

En primer lugar tenemos que saber cuánta inmigración hay en nuestra ciudad, para posteriormente saber si es mucha o es poca en relación con los demás municipios de Catalunya.

En Badalona, sobre una población total de 218.886 habitantes, viven 32.203 vecinos extranjeros, que equivale a un 14,71% de la población, mientras que la población española representa el restante 85,29%, equivalente a 186.683 habitantes.

En Catalunya hay 947 municipios. Si los ordenamos por el peso relativo de sus vecinos extranjeros, obtenemos que los municipios con más inmigración son los siguientes: Castelló d’Ampúries (50,92%), Guissona (48,73%) i Salt (42,09%). ¿Cuál es la posición de nuestra localidad? Badalona ocupa el lugar 221 de Catalunya por porcentaje de población extranjera. Si Badalona tuviera un problema grave, ¿Cómo deberían estar los 220 municipios que tienen más que nosotros?

Por otro lado, aceptando el siguiente argumento: “pero Badalona es una ciudad muy grande, y no la podemos comparar con pueblos pequeños”. Cierto es. El siguiente paso lógico va a ser comparar Badalona con el resto de municipios grandes, es decir, aquellos de más de 50.000 habitantes que ya podemos catalogar como “ciudad”. A continuación podemos ver las 23 ciudades de Catalunya ordenadas de mayor a menor porcentaje de inmigración:

De las 23 ciudades catalanas con más de 50.000 habitantes, Badalona ocupa el lugar número 15 por nivel de inmigración, siendo Hospitalet del Llobregat (23,26%) la ciudad con un porcentaje más elevado. Si Badalona tuviera un problema grave, ¿Cómo deberían estar las 14 ciudades con mayor índice de inmigración que nosotros?

Llegados a este punto del análisis, y más allá de la sensación mediática, queda demostrado que Badalona tiene unos niveles de inmigración absolutamente dentro de la normalidad, e incluso por debajo de la media del resto de ciudades catalanas, y por debajo de la media de Catalunya (15,95%).

Dicho y demostrado lo anteriormente expuesto, ahora es necesario analizar más en profundidad la evolución y distribución de la población extranjera en Badalona. Y quizás así, entendamos las situaciones de conflicto de convivencia que se producen en Badalona, pero que hay que situar en su justa medida, y eso significa ni minimizar la situación ni maximizarla expresamente. Niveles altos de población con culturas diferentes, sean inmigrantes o no, genera tensiones de convivencia aquí, y en cualquier lugar.

Una de las claves de la convivencia es la adaptación de la nueva población y de la población preexistente. Si la inmigración aumenta lentamente, esta adaptación es más cómoda. Si por el contrario, el aumento se produce de manera brusca y en un corto espacio de tiempo, se pueden generar tensiones. En este segundo supuesto se encuentra Badalona, como podremos ver a continuación en el gráfico:

Evolución de la población española y extranjera en Badalona 2000-2010

A simple vista, las conclusiones son espectaculares. En tan sólo 10 años, hemos pasado de 3.055 extranjeros en al año 2000 a 32.203 extranjeros en 2010. Se ha producido un incremento de 29.148 personas extranjeras que, combinado con un descenso de 19.206 personas españolas, ha supuesto para la ciudad pasar del 1,46% al 14,1% de población inmigrada.

Hay que destacar tres aspectos fundamentales para entender la generación de tensiones de convivencia (pese a tener un porcentaje de inmigración comparativamente bajo):

  • La distribución asimétrica de la nueva población extranjera en el continuo urbano de la ciudad.
  • El origen cultural / geográfico de la población extranjera.
  • La crisis económica (traducida esencialmente en paro y falta de recursos)

Evolución de la población inmigrante por distritos

En el gráfico anterior se ve claramente como en el año 2000, la inmigración en todos los distritos se situaba en la horquilla entre el 0,35% y el 2,04%. La evolución del crecimiento de población extranjera en 10 años, se ha producido de una manera tan asimétrica entre distritos, que mientras el Distrito VI se ha quedado en un 2,86% diez años después, los Distritos VII y IX se han enfilado hasta 19,28% y el 21,61% respectivamente.

Barrios del distrito VII y IX y porcentaje de inmigración sobre el total de Badalona

Los distritos VII y IX suman 111.862 habitantes (51% de la población total de Badalona) y como podemos observar en la infografía anterior, en tan sólo estos dos distritos se acumula el 71% de toda la inmigración de Badalona.

La zona sur de la ciudad acumula más de ¾ partes de toda la inmigración. Encontrarse encajonada entre Santa Coloma y Sant Adrià (que cuentan con características socioeconómicas similares); tener una de las densidades de población más altas de Catalunya; y contar con una estructura urbana de barrio (y no de ciudad); son los factores urbanísticos que influyen negativamente en la convivencia.

Si los barrios del distrito VII y IX fueran una ciudad, tendrían un nivel de inmigración similar al de toda la ciudad de Girona, pero en vez de repartido en un amplio territorio, concentrado en un espacio pequeño y sin estructuras de centralidad.

Los problemas de convivencia en una comunidad no tienen la raíz en la procedencia geográfica de los nuevos vecinos, sino que tiene su principal origen en su cultura (religiosa, vital, convivencial y tradicional). En el caso de Badalona, la mayor parte de la inmigración procede de países donde la cultura se impone de forma autoritaria a su población, y es por este motivo que los vecinos asocian directamente la cultura de un colectivo con su país de origen, situación que conlleva que una tensión cultural pueda derivar en un conflicto racial.

Como podemos observar en el gráfico anterior, las comunidades con más población son la marroquí, pakistaní, china, ecuatoriana, boliviana, india, rumana, colombiana y peruana.

Agrupándolos culturalmente, destaca la comunidad musulmana con más de 12.000 personas, la comunidad latinoamericana con más de 9.000 personas, la comunidad asiática con más de 4.000 personas y la comunidad de Europa del este con más de 2.400 personas, y finalmente la comunidad de Europa occidental con más de 1.000 personas. 

La convivencia de comunidades tan dispares culturalmente, en un territorio tan pequeño, y habiendo crecido exponencialmente en los últimos 10 años, es el motivo de las posibles tensiones que pueden aparecer. Con estos datos se puede considerar “normal” que el ajuste entre comunidades, es decir, la integración de todas y cada una de las diferentes realidades culturales, sea complicado y se convierta en un objetivo prioritario por parte de las administraciones.

Si a la distribución asimétrica y la diversidad cultural le sumamos los efectos de la crisis económica, aún se acentúa más el problema. En el siguiente gráfico veremos cómo ha evolucionado la tasa de paro en los últimos seis años en Badalona:

Evolución del paro en el periodo 2005-2011

Los datos que podemos ver en el gráfico de los últimos 6 años son muy concluyentes. Entre 2005 y 2011 la crisis ha afectado de una manera mucho más dura a la comunidad inmigrante. De modo que, mientras entre la población española el número de parados no ha llegado ni a duplicarse (+73%), entre la población extranjera el número de parados se ha multiplicado por 6 (+558%), teniendo en cuenta un aumento de población del 36,3% en el mismo período.

Integración y convivencia

Con todo lo expuesto ha quedado demostrado que pretender situar a Badalona como máximo exponente mediático de los conflictos sociales relacionados con la inmigración es una necedad. Ni tenemos más inmigración que los demás, ni tenemos más problemas.

La derecha ha practicado una política tan efectista y electoralista, como irresponsable. Ha igualado inmigración con delincuencia, para después lanzar el mensaje de acabar con la delincuencia, y por ende acabar con la inmigración, puesto que para ellos parece ser lo mismo.

En momentos de dificultad económica y crisis social, decir que todas las ayudas sociales son para los de fuera, es tan incierto como deleznable. Pero hay una parte de la sociedad en la cual este mensaje ha calado, y desde la izquierda no se ha sabido contrarrestar. 

Frente a esta ofensiva que viene de más allá de la derecha ideológica, el progresismo se ha equivocado en sus planteamientos. Lo políticamente correcto se ha convertido en una religión, y cualquier desviación de esta línea doctrinal está mal vista e incluso catalogada como racista o xenófoba.

Entre todos hemos desgastado tanto las palabras integración y convivencia (a veces precedidas de “políticas de”) que para los ciudadanos han llegado a carecer de sentido, entre otras cosas, porque hemos perdido más tiempo en hacer política en contra del mensaje de la derecha, que no en crear nuestro propio mensaje. Y lo contrario de llevar un problema al extremo, es negar el problema. Y pese a que no ha sido así, la percepción entre los ciudadanos ha sido esa. En consecuencia, lo que le hace falta a la izquierda, y al progresismo en general, es tener una política propia y clara, y no una política de palabras vacías. Y a día de hoy esta política no se tiene.

Una gran parte de vecinos se ha acogido al discurso fácil y simple de la derecha, porque al otro lado no ha habido discurso. Los vecinos “de toda la vida” han llegado a tener erróneamente la sensación de que los que se tienen que integrar y adaptar son ellos a las nuevas culturas y no al revés. La integración tiene que ser bidireccional, y el mismo esfuerzo que hace la población autóctona para ser integradora, lo deben hacer los emigrados para integrarse.

Hablando con los vecinos te das cuenta de que casi ninguno de ellos es racista, lo que quiere un vecino es que en su escalera haya tranquilidad y armonía, y si se ha corrido la voz de que algunos inmigrantes no tienen la cultura de la convivencia en una escalera, pues es bien sencillo de entender que los vecinos los rechacen, y no por su raza, sino por su falta de cultura de la convivencia.

Llegados a este punto, es el momento de hablar de la responsabilidad compartida; los inmigrantes son los máximos responsables de su propia integración, y deben ser conscientes que, cuando tienen colgada la etiqueta de colectivo, la imagen de unos cuantos puede dañar la de todo ese colectivo. Y esto es una realidad que la izquierda debe reconocer, decir y actuar en consecuencia.

No quiero acabar este post sin comentar que Rumanía es un país de la Unión Europea desde el 1 de enero del 2007. Que sus ciudadanos (gitanos y no gitanos) tienen derecho de libre circulación por Europa, igual que lo tenemos nosotros. Y que si un vecino de Badalona comete un delito en Munich, será juzgado por un tribunal alemán, y si va a la cárcel irá a una cárcel alemana. Algunos dirigentes políticos olvidan que el código penal es el mismo para todos los ciudadanos, y que el hecho de pertenecer a una misma étnia no es constituyente de delito, pero pensar y decir lo contrario, sí lo es.

Con esta reflexión, el Contrapunt badaloní se despide hasta Septiembre.

Atentamente,

Christian Carneado

Nota: Todos los datos de este artículo han sido extraídos de l’Institut d’Estadística de Catalunya  i de l’Observatori del Treball de la Generalitat de Catalunya. Asimismo, los distritos se corresponden con los nueve distritos electorales de Badalona. Los barrios que corresponden a cada distrito puedes consultarlos aquí.

Anuncios

Gobernabilidad limitada

Cuando en política la coherencia lógica y la coherencia ideológica no van en la misma dirección, a parte de generar desafección, se toman decisiones en las que, parafraseando a Ferran Falcó, faci el que faci, pringo. Y así ha sido.

Vaya por delante, mi respeto hacia CiU, sus representantes, y sus decisiones. Y que la principal razón por la que el Partido Popular está gobernando en Badalona es simplemente porque ha ganado claramente las elecciones (que a veces nos perdemos en matices, y no somos capaces de ver la evidencia). Dicho esto es obvio que en una democracia representativa, para que Xavier García Albiol sea elegido Alcalde debe darse la condición sine qua non de que en el Pleno de Constitución del Consistorio, o bien obtenga una mayoría absoluta de apoyos, o bien en caso de no producirse dicha mayoría ni otra alternativa, sea envestido Alcalde por ser la lista más votada, que es lo que ha sucedido.

En este proceso de negociación (tres largas semanas de declaraciones, reuniones, marketing político, medias verdades, medias mentiras, influencias internas, influencias externas, etc) la realidad es que la llave del gobierno de Badalona la ha tenido Ferran Falcó. Los resultados electorales y el reparto de regidores, ha llevado a que CIU con sus cuatro regidores haya podido decidir los designios de Badalona para los próximos cuatro años.

Ferran Falcó sobre le mesa ha tenido tres opciones reales:

1.      Gobierno a tres con mayoría absoluta CIU – PSC – ICV

A ojos de CIU, está opción quedó descartada desde el primer momento por dos motivos: primero porque lo consideraba un pacto de perdedores contra el Partido Popular, y segundo porque su distancia ideológica con ICV- EuiA era insalvable.

2.      Gobierno en minoría PSC-CIU

Esta opción de gobierno en minoría con el apoyo externo de ICV-EuiA, consistía en seguir prácticamente con la misma fórmula de gobierno de la anterior legislatura, pero CiU al haber perdido un regidor (teniendo perspectiva de ganar hasta 2 y tener una tendencia alcista como en el resto de Catalunya), justifica que el gobierno con el PSC le ha perjudicado, y se niega a pactar.

3.      Gobierno en minoría del PP

La tercera opción y la elegida finalmente era respetar la lista más votada, no ofreciendo su apoyo a ningún otro candidato, y dejando así gobernar al Partido Popular en minoría.

En este proceso de decisión por parte de CiU ha faltado algo que los ciudadanos, indignados y no indignados, piden a gritos a los políticos: COHERENCIA, TRANSPARENCIA, CLARIDAD y SINCERIDAD. Ha faltado explicar todo aquello que los políticos te explicarían tomando un café, pero que venderían su alma antes de decirlo delante de un micrófono.

Si bien es cierto que el presente blog desprende una tendencia progresista, si tuviera la percepción de que la decisión de CIU en Badalona ha sido tomada exclusivamente en clave local, entendería en parte la decisión de Ferran Falcó, pero no ha sido así.

Si me preguntan, ¿Considero que es positivo que en las administraciones haya alternancia?, ¿Que la renovación después de 32 años del PSC puede ser positiva?, contestaré que sí, igual que lo pensé después de 22 años de pujolismo; decir lo contrario, sería complacer mis intereses progresistas. Pero cierto es, tal y como exponía en el anterior post, que las circunstancias que han rodeado a estas elecciones en Badalona tienen tintes excepcionales.

Cuando hablo de INCOHERENCIA IDEOLÓGICA, me refiero a:

  • Que un partido político (CIU) que en 2007 firma ante notario que (Art.6.2) “mai signarem ni establirem cap pacte permanent o estable amb el partit popular”, ahora pacta en Badalona.
  • Que CIU dice que respetará la lista más votada, cuando han hecho lo contrario en 26 municipios de Catalunya.
  • Que CIU, un partido Nacionalista, respeta la lista más votada a quién no ha respetado la voluntad del pueblo de Catalunya expresada en referéndum, ha hecho añicos l’Estatut d’Autonomia, y hace todo lo que puede para ir en contra del catalanismo y del nacionalismo catalán.
  • Que CIU en boca de Duran i Lleida, el pasado 23 de Mayo anuncia que CIU descarta cualquier pacto con PxC por sus ideales, y en Badalona pacta con el PP que ha esgrimido exactamente los mismos ideales, siendo obvio que los votos de PxC están contenidos en los del PP.
  • Y por último, y la más grave incoherencia a escala local, es decir que no estará en el Gobierno, que será oposición, cuando acepta con los brazos abiertos Gobernar el Distrito I (y póngame usted un barrio de regalo). En este sentido me alegra saber la decisión de Unió Democràtica de Badalona de no aceptar la regidoria de Distrito. Podemos buscar los eufemismos que queramos, adornarlo con palabras, pero gobernar el Distrito I es formar parte del gobierno del Partido Popular, esto es un pacto en toda regla. Se dice que es tradición que quien gana un distrito lo gobierne. También son tradición los toros y van a desaparecer en Catalunya.

Cuando hablo de TRANSPARENCIA, me refiero a que los vecinos sepan y entiendan que las decisiones sobre Badalona no las ha tomado Ferran Falcó en primera instancia:

  • Que Badalona se ha negociado al más alto nivel español y catalán. Que Mariano Rajoy llamó a Artur Mas exigiéndole Badalona, que Alicia Sánchez-Camacho se ha negado a abstenerse en los presupuestos de la Generalitat si Badalona no era para García Albiol, que la abstención del PP en el Ayuntamiento de Barcelona también era a cambio de Badalona, y que el apoyo del PP a CIU en la Diputación de Barcelona ha sido a cambio de Badalona.
  • Que Duran i Lleida manda en Badalona, y dos días después que Ferran Falcó anunciara su firme decisión (06 de junio), declaró que él a lo mejor se pensaba el apoyo al PP en Badalona, debido a que en Barcelona los populares habían presentado un recurso judicial para arrebatar un regidor de CIU.

Y cuando hablo de CLARIDAD Y SINCERIDAD, me refiero a explicar abiertamente todo lo anterior expuesto, a no sentarse en mesas de negociación días después de tener tomada una decisión, o para ganar tiempo a que otros decidan.

Cabe decir que si en Tarragona se hubiera consumado el pacto PP-CIU para no permitir tener al PSC la alcaldía, en Badalona hoy Xavier García Albiol no sería Alcalde, y CIU hubiera esgrimido toda una serie de argumentos con la misma energía con la que ahora defiende lo contrario, porque eso es política, eso es desafección, y eso es abstención para les próximas elecciones.

Es necesario indicar que la dirección Nacional del PSC no ha luchado por Badalona, que no han sabido calibrar lo que significa la victoria del PP (no por el simple hecho de ganar, sino por ganar de la manera que lo ha hecho) y las consecuencias que tendrá para el futuro de Catalunya.

Debido a esta decisión de CIU a nivel nacional y local, nos encontramos en una situación en la que la gobernabilidad de la ciudad va a ser muy difícil, y los ciudadanos ya lo están notando. A fecha de hoy aún no se ha aprobado el cartipàs municipal. Esta situación no es debida a que el PP lo esté haciendo mal, es porque está ligado de pies y manos para tomar decisiones, puesto que necesita mayoría en el Pleno.

Como comenté en mi primer post, por el bien de Badalona y sus vecinos, sólo me queda que desear un buen trabajo al gobierno, y un mejor trabajo a la oposición.  

En el próximo post analizaré la inmigración en Badalona y toda la polémica generada en torno a ella.

Atentamente,

 Christian Carneado

Entrevista i presentació del Blog a Ràdio Ciutat de Badalona

Bona tarda,

Aquest matí s’ha realitzat la presentació del Blog “El contrapunt badaloní” al programa Ciutat Oberta de Ràdio Ciutat de Badalona, dirigit i presentat per Daniel Gutiérrez.

L’entrevista i la presentació del Blog la trobareu disponible en el següent enllaç:

Presentació de “El contrapunt badaloní” a Ràdio Ciutat de Badalona

Atentament,

Christian Carneado

¿Quién ha votado al PP en Badalona?

En el presente artículo voy a analizar detenidamente la victoria del Partido Popular en Badalona en las pasadas elecciones municipales. Para no herir sensibilidades, voy a hacerlo de la manera más pragmática y científica posible.

El partido de Xavier García Albiol, ha ganado en 28 de los 34 barrios, obteniendo 26.890 votos. Para entender la magnitud de la victoria popular tenemos que comparar los resultados de nuestra ciudad con los resultados de los municipios vecinos, y con los resultados del resto de municipios (asimilables socioeconómicamente a Badalona) del área Metropolitana de Barcelona.

Para no perdernos en muchos datos estadísticos vamos a analizar dos variables cruciales para el análisis:

  1. El porcentaje de votos del Partido Popular (PP) en Badalona y nuestro entorno
  2. El porcentaje de votos de Plataforma per Catalunya (PxC) en Badalona y nuestro entorno

Las ciudades elegidas para la comparativa son las siguientes: Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià del Besós, L’Hospitalet de Llobregat i Cornellà de Llobregat.

Tenemos que tener en cuenta que:

  • La media de porcentaje de votos obtenidos por el PP en las ciudades de estudio del área Metropolitana es del 17,01%  y,
  • La media de porcentaje de votos de PxC en las ciudades de estudio es del 6,67 %

Con estos datos queda demostrado que el PP  en el área Metropolitana presenta un porcentaje de VOTO ESTRUCTURAL del 17%, es decir, es el porcentaje de votantes que en condiciones normales hubiera votado al PP en Badalona. Sobre un total de 81.370 votantes en las pasadas elecciones municipales, el PP hubiera obtenido 13.833 votos.

[26.890 votos totales –  13.833 votos estructurales] = 13.057 votos “adicionales”

Y en la explicación del porqué de los votos “adicionales” está el quid de la cuestión para la próxima legislatura, y las próximas elecciones municipales del 2015.

El Partido Popular ha obtenido 13.057 votos provenientes de tres grupos de votantes:

  • Votantes de ultraderecha: son aquellas personas que de no ser por el discurso ultraconservador de Xavier Garcia Albiol, hubieran votado a Plataforma por Catalunya.
  • Votantes que ejercen el “voto de castigo” o “voto de cambio”. Son aquellos que por pocos o muchos motivos están  descontentos con el gobierno de la ciudad, y ejercen su voto desde el sentimiento anti gobierno, más que des de su apoyo ideológico al PP. O simplemente creen que el Ayuntamiento necesitaba un cambio.
  • Votantes convencidos por alguna de las “promesas electorales”. Son aquellos votantes que atraídos por los libros gratis o la expulsión de inmigrantes a las ciudades vecinas, por ejemplo, han decidido votar al PP. También sin una carga ideológica destacable.

El primer grupo, el de votantes de ultraderecha, lo podemos contabilizar fácilmente. La media de votantes de PxC en las ciudades de estudio es del 6.66 %, mientras que en Badalona el porcentaje de voto ha sido del 1,66 %. La diferencia entre 6,66 % y 1,66 %, nos está indicando el porcentaje de voto de ultraderecha que ha apoyado en Partido Popular en Badalona. En efecto, la diferencia es de un 5 %, que traducido en votos significa que 4.068 personas con tendencia ultraconservadora han apoyado a Xavier García Albiol.

Recapitulemos:

[13.833 votos estructurales + 4068 votos de ultraderecha] = 17.901 votos

[26.890 votos totales al PP – 17.901 votos estructural y ultraderecha] = 8.989 votos

8.989 votos correspondientes a las tendencias de CAMBIO, de CASTIGO y a los votantes convencidos por las PROMESAS ELECTORALES.

Para la oposición, es en este grupo de aproximadamente 9.000 votantes donde estará la clave de la legislatura y de las elecciones del 2015. Las fuerzas progresistas, encabezadas por el líder de la oposición, Jordi Serra, deben ser capaces de ofrecer una respuesta válida para captar esa bolsa de 9.000 votos no ideológicos, a la vez de hacer una profunda reflexión (sobretodo ERC i ICV-EUiA) sobre porqué se han perdido esos votos. Asimismo, dentro de este grupo de votantes, también encontraríamos un sector de votantes conservadores que habían dado su apoyo a CiU en el 2007, y que después de cuatro años han decidido votar a los populares.

Por su parte, el Partido Popular lo va a tener muy difícil para poder repetir un resultado como el actual, por un lado porque tiene más de 4000 votos que los ha conseguido con una política que ha avanzado por la cuerda floja de la xenofobia, y que una vez en el poder, se va a ver obligado (como ya estamos viendo)  a moderar su discurso, de manera que o mucho cambian las cosas, o PxC recuperará su espacio tristemente natural, restándole votos directamente al Partido Popular de Badalona en las próximas elecciones.

Por otro lado, el PP va a tener también muy complicado mantener esa bolsa de 9.000 votos adicionales: porque surgirán nuevos votantes que pidan cambio por estar descontentos (administrar desgasta a todos); porque le va a ser imposible cumplir con algunas promesas electorales (expulsar inmigrantes delincuentes), y porque otras promesas las cumplirá tarde y de manera cuestionable, como libros gratis, que los prometió para el curso 11/12, y ya ha anunciado su incumplimiento, y cuestionable porque es una medida injusta puesto que no tiene en cuenta las rentas familiares. Las ayudas las tienen que recibir las familias que lo necesiten,  universalizar una ayuda es convertirla en injusta.

Las fuerzas progresistas de Badalona, y en especial el PSC, no deben dejar pasar la oportunidad de renovar fuerzas e ideas, porque la antigua disputa entre la izquierda y la derecha no ha hecho más que empezar. Las mentiras y falsas verdades tienen un recorrido muy corto en política (a veces incluso de menos de cuatro años). Si las fuerzas de la derecha en toda su amplitud (incluso nacionalista) se han unido en Badalona, es momento de ver un PSC renovado y ambicioso, aceptando el liderazgo como máxima fuerza política de la izquierda (reforzada con un aumento de votos), que sea capaz de aglutinar un amplio espectro de la izquierda progresista en Badalona. Unir sentimientos y sensibilidades, y dar respuestas reales a las demandas de los vecinos desde la izquierda, pero sin caer en eufemismos carentes de efectividad.

En estos dos primeros artículos he procurado hacer un análisis general de la situación política después de las elecciones, centrando el “zoom” en los resultados del Partido Popular para entender mejor su victoria en las urnas. En el próximo post hablaré de los pactos post-electorales y del papel jugado por CDC y UDC en las negociaciones, así como los efectos posteriores que tendrán las alianzas.

Atentamente,

Christian Carneado

Badalona: ciudad sin patrón

Hoy hace un mes que la mitad de los ciudadanos de Badalona elegimos a nuestros representantes en el Ayuntamiento. Una vez constituido el Consistorio, es tiempo de realizar una primera valoración.

Toda elección tiene un contexto. Mientras en toda Catalunya el resultado global de las elecciones estuvo marcado por la perdida votos del PSC, el aumento de votos de CIU y la irrupción de PxC con mucha fuerza en el área Metropolitana, en Badalona los vecinos decidimos romper el molde, no seguir el patrón catalán, ser el punto disperso, de manera que en nuestra ciudad el PSC sube en votos, CIU baja (perdiendo incluso un regidor), PxC no obtiene representación, y el PP gana las alecciones de manera clara y contundente por primera vez en la historia en una ciudad catalana de más de 50.000 habitantes.

Estos resultados son fruto de una situación compleja, en la que han intervenido múltiples y diversos factores que intentaré sintetizar a continuación:

  • La mezcla de la crisis económico-financiera y la inmigración, ha resultado un caldo de cultivo excepcionalmente difícil de gestionar desde las administraciones en general, y en tiempo electoral resulta una arma muy eficaz para cualquier oposición sin sentido de estado, región o ciudad.  En nuestro caso, el PP de manera electoralmente inteligente ha sabido lanzar a su candidato más allá de la derecha, manteniendo la marca de partido anclada en el simple conservadurismo (postura legitimada por CIU a través de sus pactos estables en la Generalitat y el mismo Ayuntamiento de Badalona). Con esta estrategia ha ahogado las opciones de la ultraderecha, llevándose al menos 3 de sus 11 regidores que en condiciones tristemente normales hubiera conseguido PxC y, a la par, seguramente, consiguiendo una “buena conciencia” de voto entre este electorado.
  • Pese a que creo firmemente que el PSC i CIU han hecho muy buen trabajo en la pasada legislatura, el retroceso de CIU en votos y regidores es difícil de explicar, puesto que por un lado como partido presentaban una dinámica alcista desde las pasadas elecciones autonómicas (como ha ocurrido en toda Catalunya) y por otro lado han realizado muy buen trabajo en sus áreas de gobierno municipal. ¿Cuál es el motivo entonces? En CiU creen que han perdido votos por gobernar con el PSC… pero entonces si fuera un castigo al gobierno el PSC también hubiera bajado votos. Pienso que el motivo principal de esta reducción de votos es que CIU, en los pactos de gobierno del 2007, optó por “luchar” cara a cara con el PP dirigiendo las áreas de Seguridad (Guardia Urbana), Immigración y el distrito 6 (Sant Roc, Remei, Artigues y la Mora). Como he comentado anteriormente CIU no ha podido plantear batalla desde el gobierno, y el PP le ha ganado en su terreno, con lo cual a ojos de los votantes el trabajo de CIU en estas áreas de Gobierno ha resultado insuficiente. Este aspecto, combinado con la atomización del voto nacionalista, ha acabado por aguar la fiesta a CIU en Badalona, que esperaba subir igual que sus compañeros en el resto de pueblos y ciudades, y que en este caso ha acabado por ceder su regidor a los populares.
  • La madurez de la democracia ha conllevado una nueva conciencia social,  fragmentando los viejos sacos de votos incondicionales y disociando la intangible unión conceptual entre clase obrera y progresismo. Este aspecto, unido a que los vecinos de Badalona tenemos una concepción de ciudad federalista, en la que cada barrio es un pequeño estado, ha llevado al PSC a no poder repetir los exitosos resultados de campañas anteriores. Pese a que Jordi Serra ha liderado la mejor etapa de la democracia en Badalona, recibiendo la aprobación de los ciudadanos, y el reconocimiento de que Badalona ha mejorado a un ritmo excepcional, la apuesta por grandes e importantes proyectos en clave de ciudad (plaza Pompeu Fabra, Metro, nuevo Paseo Marítimo, el Puerto, Centro Cívico el Carme, zona deportiva de Can Cabanyes l’Escorxador, la B-500… etc)  no se ha traducido mayoritariamente en votos, puesto que los vecinos no han votado en clave de ciudad, si no en clave de Barrio. Este aspecto unido a la coyuntura de crisis general, que siempre castiga al gobierno sea del color que sea, el desgaste de la marca PSC y PSOE, el desgaste propio de tirar adelante una ciudad durante 32 años, y la campaña electoral durísima y permanente del PP durante más de 4 años, han llevado a que podamos considerar que el resultado del PSC manteniendo sus nueve ediles y subiendo en votos ha sido un gran resultado, a la vez que el hecho de perder las elecciones ha sido un serio aviso. El PSC no puede caer en la autocomplacencia de pensar que el resultado ha sido culpa de los demás, sino trabajar para recuperar un espacio amplio de izquierdas en la ciudad de Badalona,  no confundir ni a la sociedad con el socialismo, ni a los líderes sociales con la sociedad. Para una lectura en clave interna del PSC, recomiendo leer pausadamente el blog de Antoni Abellán.
  • La pérdida de 2 ediles de Iniciativa per Catalunya els Verds es consecuencia en parte de cierta bipolaridad PSC-PP que se ha producido en estas elecciones, de la crisis de las izquierdas verdes a nivel europeo (cuando falta el dinero, sobra el medio ambiente), de una labor de oposición muy desestructurada y utópica durante cuatro años, y finalmente a una campaña electoral donde no ha sabido encontrar su espacio, como partido anti-pp pero a la vez anti- gobierno. Su mensaje no ha llegado nítido a la sociedad.
  • Y por último la atomización de la izquierda nacionalista y la falta de entendimiento entre todos, ha condenado a ERC a perder toda su representación municipal. No entiendo porqué en Badalona no han hecho el mismo pacto ERC-SI que en Barcelona, puesto que hoy tendrían su merecida representación en el Consistorio. Es una lástima que las muchas personas de la izquierda nacionalista de Badalona no se puedan sentir representados. Tienen por delante cuatro años muy difíciles.

Una vez ya constituido el Ayuntamiento y por el bien de la ciudad sólo me queda que desear un buen trabajo al gobierno, y un mejor trabajo a la oposición. 

Este primer artículo ha servido para situar el estado de la cuestión, soy consciente que he pasado por alto temas que darían para hablar largo y tendido. Es por ello que dedicaré los siguientes post a hablar detenidamente de los resultados del Partido Popular de Badalona, de los pactos post-electorales (y del segundo patrón que nos falta), de la inmigración, y de la reconstrucción del espacio progresista, entre otros muchos temas que vayan surgiendo en nuestra ciudad.

Atentamente,

Christian Carneado

A %d blogueros les gusta esto: