Archivo

Archive for 16 noviembre 2011

20 BD-N

16 noviembre, 2011 6 comentarios

Creo que Xavier García Albiol no desea una mayoría absoluta del Partido Popular en las elecciones Generales del próximo domingo 20-N, y me explicaré.

La estabilidad del gobierno municipal de Badalona depende en exclusiva de Convergència i Unió. Ferran Falcó se ha visto obligado a entregar el gobierno al PP a cambio del apoyo parlamentario del grupo popular a los presupuestos de la Generalitat del 2011 y 2012, y al apoyo del PP a CIU en la Diputación de Barcelona. El precio ha sido Badalona y Castelldefels.

Tenemos la experiencia de que las mayorías absolutas del PP en España suelen venir acompañadas de políticas centralistas, unificadoras y especialmente anticatalanistas (mientras que cuando han gobernado en minoría han sido capaces de hablar catalán en la intimidad).

Después del 20-N podemos encontramos una situación, donde Duran i Lleida carezca del mínimo protagonismo en el Congreso de los Diputados, y con el Partido Popular de Mariano Rajoy recortando más servicios a los catalanes (pese al déficit fiscal), retirando competencias a la autonomías, imponiendo los toros en Catalunya, atacando al catalán como lengua vehicular en la escuela, y evidentemente, negando al Sr. Artur Mas el “pacte fiscal”, Sancta Sanctorum de la derecha nacionalista de Catalunya. Todo lo que comento es perfectamente previsible, y de hecho, todas las medidas ya han sido anunciadas por diversos dirigentes populares.

De darse esta situación de ostracismo político de CIU en Madrid, y su propuesta principal de programa (el pacte fiscal) totalmente inviable, entonces ¿Qué papel político le corresponde a CIU en Catalunya? ¿Sólo recortes? Para salir de este embrollo, CIU se inventará algún otro concepto tipo “horitzó nacional” o “front nacional en el cual intente acercarse a las fuerzas federalistas / nacionalistas / independentistas para hacer frente a las políticas centralistas del PP. Artur Mas principalmente se acercará a Esquerra Republicana, cuyo líder Oriol Junqueras casualmente ya anunció el abandono de la fórmula del pacto de izquierdas para aproximarse a la esencia de ERC, que es el independentismo.

De encontrarnos en este escenario, el cual parece más probable,  ERC podría convertirse en socio estable de CIU en Parlament de Catalunya, y dada la nula influencia que tendría Duran i Lleida en el Congreso de los Diputados, CIU en Catalunya no debería verse obligada a entregar una cuota de poder al Partido Popular en forma de alcaldías, puesto que no necesitaría a los populares en el Parlament. Es más, el electorado convergente no entendería que en Madrid se estuviera atacando a Catalunya, mientras que aquí Artur Mas lo pacta todo con Alicia Sánchez Camacho.

Estoy convencido de que Ferran Falcó en un escenario como el que he descrito no tendría problemas en plantear una moción de censura ante hechos como los protagonizados por Xavier García Albiol en la semana de la Diada Nacional de Catalunya, del mismo modo que éste gobernaría con pies de plomo al ver como el PP en Catalunya pierde protagonismo (probablemente acrecentado con la incorporación de Alicia Sánchez Camacho al Ejecutivo de Mariano Rajoy).

Des de la óptica del Partido Popular en Badalona no duden que desearían mil veces antes un Gobierno fuerte del Partido Popular pero en minoría, que no una mayoría absoluta aplastante, puesto que en este segundo supuesto, podrían perder el apoyo incondicional de Ferran Falcó a todas sus propuestas, y por tanto, la gobernabilidad de Badalona se vería seriamente afectada.

Si hacemos caso de las encuestas, una mayoría absoluta del PP parece el escenario más probable. Aunque espero que el voto indeciso acabe apoyando a la izquierda. Votar a Mariano Rajoy significa reducir las pensiones, las prestaciones por desempleo, las ayudas sociales y recortar en sanidad y educación (El camino se lo ha marcado CIU en Catalunya). Y lo que es peor, votar a Rajoy significa volver al mismo modelo productivo, basado en el ladrillo que nos ha llevado a la destrucción de más de 2 millones de empleos (“pan para ayer y hambre para hoy”). En este último caso responsabilidad compartida con el PSOE, los primeros por iniciarlo con la liberalización del suelo en el año 1998, y los segundos por no reconducirlo a partir del año 2004.

Es sabido que hay otras alternativas para salir de la crisis que no sea recortando derechos sociales. Desearía que en Badalona, primera ciudad de Catalunya dirigida por un alcalde popular, sea el 20-N el símbolo de la confianza en nuestras fuerzas de izquierdas, con el PSC como punta de lanza del progresismo.

Atentamente,

Christian Carneado

A %d blogueros les gusta esto: